<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=626963990746485&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Home Compartir

Alimentación saludable para bebés y niños en verano

Pautas para el verano en la alimentación infantil

By Miniland

junio 21, 2017

8 Minutos de lectura

En verano también hay que seguir los horarios de la alimentación y una dieta saludable para favorecer el correcto crecimiento del niño. El calor puede provocar deshidrataciones sobre todo en los menores de un año. Comer frutas y verduras, además de tomar líquidos está entre los consejos que te mostramos para mantener a tus hijos bien hidratados y alimentados.

Los niños deben seguir una nutrición adecuada durante todo el año porque es fundamental para su crecimiento y también para el desarrollo intelectual. Durante el verano cambian las pautas y las rutinas que los padres establecen sobre todo durante el periodo de la guardería o escuela. En vacaciones los niños están muy activos, de hecho es fácil oír a los padres decir “ mi hijo no para desde que se levanta hasta que se acuesta” porque van a la piscina, juegan con amigos, van a las escuelas de verano y realmente ¡no paran!
Estas situaciones muchas veces afectan a la manera de alimentarse, los padres deben estar pendientes y continuar en su tarea de conseguir que sus hijos tengan una alimentación saludable también durante el verano. Aunque en el periodo estival los niños están un poco más relajados en cuanto a las rutinas, si se respetan unos  horarios de alimentación conseguiréis tener regulado el apetito del niño.

Riesgos del calor

Con el calor aumentan los riesgos para los más pequeños, según nos comenta la especialista en Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátricas del Servicio de Pediatría del Hospital IMED Valencia, la Dra. Ana de Blas Zapata, “ las pérdidas por sudor aumentan con las altas temperaturas y las deshidrataciones son más frecuentes, sobre todo en los menores de un año que son los más frágiles, ya que al tener menor reserva de agua su temperatura corporal sube más rápido que en los adultos. Además, los niños más mayores están muy activos y más expuestos al sol, cuando están jugando en el mar o la piscina, lo que hace que suden más y pierdan una mayor cantidad de agua”.  La doctora Ana de Blas nos ha facilitado los siguientes consejos sobre la alimentación infantil y para mantener hidratados a los niños en verano:

Pautas sobre hidratación y alimentación saludable en verano

  • Los bebés que se encuentran en el periodo de lactancia materna exclusiva no hace falta ofrecerles más líquido, porque la leche materna contiene agua suficiente.

  • Los bebés que se alimentan con biberón, según nos señala la Dra. Ana de Blas, las  leches para lactantes, si la toma está bien preparada siguiendo las indicaciones, también contienen agua suficiente. También nos indica que si el clima es caluroso puede ser interesante ofrecer un poco más de agua.

  • Cuando el  bebé empieza a tomar otros alimentos se le debe ofrecer un poco de agua de vez en cuando, mejor con vasito que con biberón. Estos niños os recomendamos que sigan las indicaciones de su pediatra, quien os irá indicando la introducción de alimentos en su dieta.

Miniland Blogimage 500x180 (57).png


  • En cuanto a los mayores de un año, la doctora nos dice que la dieta de los niños no debe variar con respecto al resto del año y la distribución de los tipos de alimentos debe ser, como siempre, equilibrada. Debéis ofrecer a vuestros hijos menos cantidad de proteínas y de grasas que de hidratos de carbono. La doctora recomienda ofrecer todos los días verduras y frutas, estas últimas de manera frecuente durante todo el día. Estos dos alimentos aportan vitaminas, minerales, fibras y son bajas en calorías. Además el verano es un buen periodo para preparar nuevas y sabrosas ensaladas elaboradas con legumbres, huevo, arroz, pasta,  verduras y complementarlo con algo de proteína animal. Se recomienda utilizar aceite de oliva ya que es una excelente fuente de ácidos grasos monoinsaturados para cubrir la energía del día. 

  • Los niños mayores que practican algún deporte, están en campamentos de verano o están todo el día corriendo y saltando, los padres deben tener en cuenta que se les debe ofrecer continuamente agua. El aporte de líquidos también se debe hacer a través de la comida con frutas como melón, sandía o peras, y también ofrecerles gazpacho, cremas y sopas.

Miniland Blogimage 500x180 (56).png

No se recomienda

En verano, como hemos señalado, se debe ofrecer a los niños líquidos y muchas veces los padres dan zumos o bebidas azucaradas que no son tan saludables para los niños.

  • Zumos envasados: Están fabricados a base de agua y concentrados de frutas, contienen mucha cantidad de azúcares incluso aquellos que especifican no tener azúcares añadidos. Nunca sustituyen a la fruta y puede que el niño disminuya el apetito después de tomarlo. La doctora nos señala que “ su consumo diario parece estar asociado al aumento de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 al cabo de los años y aumenta el riesgo de obesidad”.

  • Bebidas azucaradas: poseen gran cantidad de azúcares y saborizantes, y no contienen macronutrientes saludables para los niños. 

Importancia del desayuno y la merienda

La Dra. Ana de Blas nos indica la importancia de comer sin prisas y evitar que sea a distintas horas cada día. El desayuno deben realizarlo aunque los niños se levanten más tarde. Podéis ofrecerle a los niños una ración de cereales, fruta y algo de lácteo. La merienda pueden ser bocadillos y sándwiches, acompañados de leche, yogures y fruta cortada. Es muy importante para no llegar con tanta hambre a la cena y además evita bajadas de glucosa.

Durante el verano hay que intentar respetar los horarios, mantener a los niños hidratados y llevar una alimentación cuya dieta debe ser igual de saludable que el resto del año siguiendo las pautas del pediatra. Se puede aprovechar la gran variedad de frutas y verduras de temporada con las que podéis elaborar deliciosas papillas como las que Miniland te muestra en su libro de recetas, y que os ayudarán a que vuestro bebé tenga una alimentación saludable. Otra recomendación que quermos daros para cuando salgáis de paseo con los bebés es que vayáis siempre preparados con los productos infantiles necesarios y evitar salir en las horas de más calor,  porque los bebés sudan más y pierden más líquidos.

New Call-to-action