<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=626963990746485&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Home Compartir

Los primeros cuidados del recién nacido

La importancia del cuidado de los hijos desde la infancia

By Miniland

febrero 27, 2017

8 Minutos de lectura

Los bebés necesitan una serie de cuidados específicos en sus primeros días de vida. Hemos elaborado un listado para que conozcas sus necesidades y que disfrutes con total tranquilidad de esos momentos únicos.
La llegada del bebé viene acompañada de muchas preguntas y dudas, sobre todo, en los padres primerizos. El sentido de la responsabilidad se acentúa y sienten inseguridad a la hora de actuar y de saber cómo tienen que cuidarlos. Si es tu situación toma nota porque hemos recopilado para ti una serie de consejos muy útiles para el cuidado del recién nacido:

 

El baño

Tal y como se explica en la guía Cuidados generales del recién nacido sano, de la Asociación Española de Pediatría será el personal sanitario de cada hospital, médicos y enfermeras los que establecerán el momento del primer baño, porque especifican que hasta que el bebé no haya conseguido la estabilidad térmica no se le puede bañar. Los especialistas también indicarán la manera y los sistemas de limpieza de la piel, y el papel de los padres y del personal para hacerlo.

Hay expertos que señalan que el baño se realizará cuando haya caído el cordón umbilical y otros señalan que puede hacerse aunque no haya desprendido, siempre que se seque bien la zona. Es conveniente que sigas siempre las indicaciones de tu pediatra.

El momento del baño a muchos padres les asusta, sobre todo a los primerizos, porque se sienten inseguros a la hora de coger a su hijo. No tengas miedo, coge a tu bebé con suavidad y firmeza, es un momento precioso que tienes que disfrutar. Es la hora de las caricias, los juegos, las canciones y de reforzar vuestro vínculo.  

La guía Tu bebé ya está en casa hace las siguientes recomendaciones:

  • Nunca dejes al bebé solo, aunque sea por poco tiempo. Prepara todos los utensilios antes de iniciar el baño.
  • Llena la bañera con poca agua, no tiene que superar 10 cm.
  • La temperatura del agua debe ser agradable (34-36ºC). Se recomienda comenzar a llenar la bañera con agua fría y seguir con la caliente, removiendo hasta conseguir la temperatura adecuada. Con el codo puedes ir comprobando si tienes las temperatura adecuada.
  • El baño debe ser breve y no se tiene que abusar del jabón.
  • Es importante que sujetes al bebé durante el baño, para evitar que involuntariamente se sumerja en el agua. Pasa un brazo por detrás de su espalda y con la mano libre lo aseas.
  • Empieza lavándole la cara, y después la cabeza, el cuerpo y las extremidades. No utilices ni bastoncillos ni otros utensilios para limpiar orificios nasales y oídos.
  • Seca bien al bebé, especialmente los pliegues del cuello, orejas, axilas e ingles. Siempre con toques suaves sin arrastrar la toalla sobre la piel.
  • Si la piel está seca o descamada, utiliza cremas hidratantes. No son recomendables ni los polvos de talco ni las colonias.

El lavado

En la Guía completa para el cuidado del recién nacido elaborada por Unicef señalan que es conveniente lavar al bebé cada vez que le cambies el pañal o la ropa. No se debe utilizar esponjas porque se contaminan fácilmente, lo mejor son tus manos o el algodón.

  • Lávate las manos.
  • Prepara la ropa del bebé y déjale puesta una camiseta.
  • Con agua tibia limpia el rostro, sus orejas y el cuello.
  • Con una toalla, seca al bebé sin frotar y prestando atención a los pliegues.
  • Con tus manos o algodón humedecido con agua hervida tibia, limpia los ojos desde la nariz hacia afuera. No uses el mismo algodón para los dos ojos, así evitarás los contagios.
  • Cuando le quites el pañal limpia la zona genital de adelante hacia atrás con agua tibia, después seca prestando especial atención a los pliegues.

Untitled design.png

Los pañales

Si el bebé está mojado, se siente incómodo o molesto, es importante que estés pendiente y le cambies el pañal cada vez que esté sucio, no sólo por su comodidad también para evitar las irritaciones en la piel. A la hora de cambiar pañales ten en cuenta:

  • Prepara todas las cosas que necesites antes de comenzar a cambiar el pañal, una vez hayas empezado no puedes dejar al bebé solo.
  • Lávate las manos.
  • Acuesta a tu bebé sobre una superficie limpia.
  • Quítale el pañal sucio.
  • Con agua tibia, limpia toda la zona que estaba cubierta por el pañal, siempre desde el frente hacia atrás para evitar infecciones.

Cuidado del cordón umbilical

El cordón umbilical suele desprenderse entre la primera y segunda semana de vida del bebé. Hasta que caiga según indican en la guía  Tu bebé ya está en casa es muy importante mantenerlo bien limpio y seco, y que no utilices ni fajas ni polvos. En la guía elaborada por Unicef para el cuidado del recién nacido indican que antes de que el cordón caiga, debes de limpiar el cordón umbilical con una gasa mojada en alcohol y luego envolverlo con una gasa seca, repite el proceso cada vez que cambies el pañal.  Una vez se caiga el cordón, se seguirán los mismos cuidados durante los siguientes tres días.  

Debes seguir las pautas del pediatra, y si notas que la zona del cordón está siempre húmeda, desprende líquidos o huele mal, acude a su consulta.

La ropa del bebé

Cuando estés preparando la ropa para tu bebé elige prendas que sean cómodas y adecuadas al clima. Al principio cambias mucho de ropa al bebé, por tanto, siempre es mejor que sea fácil de quitar, te aconsejamos :

  • Ropa suave y de algodón
  • Abiertas por debajo y por detrás para que sean fáciles de abrochar.
  • Los cierres a presión siempre son mejor que los botones.
  • Evita los lazos, los imperdibles, la angora o las cadenas.
  • Si el bebé nace en verano busca prendas que lo protejan del sol.
  • Las ropas de la cuna y del cochecito también deben de ser suaves y sin costuras.

La primera consulta del pediatra

Siempre tendréis que seguir las indicaciones que os den en el hospital cuando os den el alta. Lo normal es que si el niño está bien la primera consulta del pediatra sea antes de los 10 días de vida. El segundo control se hace cuando el bebé tiene un mes, excepto que el pediatra indique que debe de ser antes.

Preparar la maleta del hospital

Durante el embarazo surgen muchas inseguridades sobre los cuidados del bebé, la alimentación, y también dudas sobre las cosas que son imprescindibles poner en la maleta para ir al hospital. En Miniland queremos ayudarte y hemos preparado para ti una lista de las cosas más importantes. Podrás ir tachando las que ya hayas comprado, y así tener la maleta lista unas semanas antes de la gran fecha.

new-piktochart_39_e0e7b85ee89ff7c6fbdb2c7af7b9e7d58d2a960a.png

Cheklist Definitivo Preparar Bolsa Parto