Home Compartir

¿Qué juguetes son adecuados para un recién nacido?

Descubrimos los mejores juguetes para los bebés.

By Miniland

noviembre 30, 2016

8 Minutos de lectura

No todos los juguetes son válidos para los recién nacidos. Sonajeros, muñecos de apego, espejos blandos... Te contamos cuáles son los mejores para tu bebé.

Durante los primeros meses de vida los bebés no tienen desarrolladas al cien por cien sus capacidades sensoriales. Según señalan los médicos, hasta pasados los 6 meses, los recién nacidos no son capaces de moverse con naturalidad ni de enfocar la vista. Por ello, los primeros juguetes de un niño deben estar destinados a potenciar dichas habilidades. Los bebés aprenden de lo que les rodea, así que los juguetes son una herramienta perfecta para estimular su sistema psicomotriz.

Estos deben reunir una serie de características para ser efectivos. Por un lado, tienen que ser coloridos para llamar la atención del bebé que durante los primeros meses sólo es capaz de ver sombras que estén, como mucho, a 35 centímetros de distancia. Por otro, deben tener un tacto suave y no ser demasiado pesados, ya que a tan temprana edad los niños todavía no pueden sujetar objetos. También les agradan mucho los juguetes que emiten sonidos o música porque, tal y como afirman en Inatal, el oído (junto al tacto y el gusto) es uno de los sentidos que el crío desarrolla antes de nacer.

Siguiendo estas directrices, estos son los mejores juguetes para recién nacidos:

 

  • Los móviles para cunas: Dado que en las primeras semanas de vida los bebés se pasan la mayor parte del tiempo tumbados, los objetos colgantes para las cunas son una buena opción para entretenerlos y captar su atención. Desde pequeños muñecos colgantes hasta móviles con luz y música. Estos juguetes les ayudarán a calmarse cuando están nerviosos, así como a conciliar el sueño. También son positivos para ayudar al niño a aprender a fijar la vista y a enfocar mejor.

 

 

  • Los mordedores y sonajeros: Los sonajeros son un clásico entre los juguetes para bebés, pues reúnen todos los requisitos mencionados con anterioridad. Son de colores, emiten sonidos y son ligeros. En cuanto a los mordedores, son una herramienta muy útil cuando les empiezan a salir los primeros dientes, que generalmente suele ser en torno a los 4 y los 7 meses. Estas piezas pueden morderse y sirven para calmar el dolor que produce la dentición.

 

  • Los muñecos de apego: Estas piezas ejercen un papel muy importante en el desarrollo del bebé durante los primeros meses de vida. Se trata de pequeños peluches de textura suave y acogedora a los que el niño se aferra desde las primeras semanas. Sirven para que el bebé gane seguridad a la hora de dormir solo y tienen funciones psicológicas como, por ejemplo, calmar al crío tras el llanto. Los muñecos de apego pueden ser de formas muy diferentes, aunque los más comunes son el clásico muñeco de peluche o el doudou.

 

  • Los libros para bebés: Blandos, de tela y con tonalidades llamativas, los libros para recién nacidos son una buena alternativa como primer juguete. Al estar fabricados con materiales esponjosos, los niños pueden apretarlos y manejarlos sin riesgo alguno. Los hay que hacen ruido, lo que les llama más si cabe la atención y les incita a jugar con ellos. Un buen ejemplo es este libro de actividades que pertenece a la línea Moogy de Miniland Baby.

  • Las barras de actividades: Aunque estas piezas no se recomienda introducirlas hasta los tres meses de vida, las barras y mantas de actividades son muy útiles para activar el movimiento en el bebé. Al tener muñecos colgando les estimula a mover los brazos y las piernas, mientras que los sonidos que emiten les invitan a hacer sus primeros ruidos y gorgoritos. Se pueden incorporar tanto en el carrito de paseo como en los barrotes de la cuna e, incluso, en la trona.

 

  • Los espejos blandos: Los espejos son esenciales para que el bebé tenga la noción de sí mismo; sin embargo, esto no se da hasta pasados los 12 meses de vida. Aún así, desde recién nacidos los niños se sienten atraídos por los espejos porque reflejan la luz y el movimiento, entre otras cosas. Eso sí, es importante que estén fabricados con un material especial que evite que se rompan y que puedan causar algún daño al crío.

 

  • Las lámparas de luz: Aunque no es un juguete propiamente dicho, las lámparas infantiles les divierten mucho. La luz es uno de los elementos que más fascinan a los niños pero hay que tener especial cuidado con ésta, ya que la vista de un recién nacido es muy sensible y no puede soportar mucha intensidad. Por ello, una buena opción son las lámparas para bebés que reflejan en el techo formas y dibujos mediante luz muy suave. Además de éstas, también es interesante contar con una lámpara de mesita que ayude al niño a relajarse y conciliar el sueño.

 

Finalmente, a la hora de comprar juguetes para un recién nacido es importante fijarse en la calidad de los mismos, en el rango de edad para el que están destinados y, sobre todo, en si cumplen la normativa establecida por la Unión Europea, y en esto Miniland Baby es un referente.
 
Tips para afrontar la llegada del bebé a casa