<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=512899172469810&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Home Compartir

¿Noches en blanco? Cómo conseguir que tu bebé tenga dulces sueños

¿Tú bebé duerme bien? Cuando tienes un hijo lo más habitual es que te pregunten si el pequeño descansa toda la noche. Es una preocupación que, sobre todo al principio, asalta a todos los padres.

By Miniland

junio 13, 2019

2 minutos de lectura

Dudas como: ¿cuándo comenzará a dormir seguido?, ¿por qué se despierta con frecuencia?, ¿y cómo conseguir que concilien el sueño rápidamente? son muy normales. Pero, para poder responderlas necesitamos primero entender que el patrón del sueño del bebé en sus primeros meses es bien diferente al de los adultos. Y ni todos los niños son iguales, ni necesitan dormir lo mismo. Para comprenderlo mejor veamos cómo funciona su sueño.

Se divide en dos grandes fases que se van sucediendo. La REM, más activa y corta en la que es probable desvelarse con facilidad o la no REM, más tranquila y profunda y la más larga. Estas dos fases se alternan y así se completa el ciclo del sueño del bebé. Cada una dura unos 90 minutos aproximadamente y siempre siguen un mismo orden: sueño REM (más ligero) y sueño no REM (sueño profundo). Según el bebé va creciendo es normal que los sueños ligeros REM vayan disminuyendo y que los no REM aumenten, esto suele ocurrir pasados los 4 meses del pequeño.

Recuerda que respetando el ritmo de cada bebé se hace más fácil que cree su propia rutina y cumpla los ciclos de sueño completando así su descanso. Los bebés al nacer pueden llegar a dormir una media de 17 horas al día y con el paso de los meses van adaptándose al ciclo de luz y oscuridad, durmiendo más tiempo por la noche y menos durante el día. Los adultos no compartimos las mismas fases ni horas de descanso, ya que necesitamos dormir una media de 8 horas al día para tener una buena salud.

Ayúdate con Natural Sleeper

Que los papis establezcan una rutina a la hora de ir a dormir es crucial para el desarrollo del sueño del bebé. Por ejemplo, darle un baño caliente, leerle un cuento, o cantarle la misma canción le harán saber que ya ha llegado la hora, y así podrán asociar esa acción al acto de dormirse, lo que les facilitará el sueño y evitarás que tu hijo/a tenga problemas para conciliar y mantener el sueño. Nadie mejor que los papás conocen a su bebé, pero en Miniland os dejamos algunos trucos de relajación para echar mano y que podéis poner en práctica gracias a uno de nuestros productos estrella, el Natural Sleeper.

Natural Sleeper ayuda a generar el ambiente perfecto para dormir, que hará que tu bebé se sienta seguro y así pueda conciliar el sueño de manera natural. Este dispositivo estimula la relajación de los sentidos del pequeño (oído, vista, y olfato) a través de la emisión configurable de sonidos, colores y aromas para conseguir que duerma de forma plácida, profunda y natural. ¿Qué secretos guarda este dispositivo para conseguir un plácido descanso?

  • Luz tenue para crear una atmosfera perfecta. Una luz calmada y cálida que favorece el descanso. Podéis utilizarlo como luz fija o disfrutar de una secuencia de colores relajantes que estimulan la secreción de melatonina, lo que le ayudará a alcanzar un sueño profundo, pacífico y sereno. O si se prefiere, utilizarlo como luz de compañía, que ayuda a los bebés a sentirse seguros en la noche.

  • Los beneficios de los aceites esenciales. Para estimular el sueño podemos utilizar productos relajantes. Por ejemplo los aceites esenciales y los aromas relajantes de Miniland. Los beneficios de la aromaterapia están extensamente demostrados. Este dispositivo vaporiza en frío mediante vibraciones ultrasónicas, dispersando suavemente fragancias naturales en la habitación del bebé, creando una atmósfera de paz, transmitiéndole una sensación de bienestar y ayudando a su relajación, tanto para quedarse dormido como para favorecer la inducción al sueño profundo.

  • El ruido blanco para dormir mejor. Natural Sleeper puede emitir un relajante sonido de lluvia, para conseguir un clima de armonía y relajación en la habitación del bebé. Pero, ¿cuál es el secreto para que tu bebé duerma tan bien cuando lo escucha? Este tipo de sonido, conocido como “ruido blanco”, contiene todas las frecuencias sonoras al mismo nivel de potencia, sin sobresalir ninguna sobre la otra. Esta particularidad hace que, al escucharlo, queden anulados el resto de los sonidos del entorno exterior e incluso interior de la casa, (tráfico, conversaciones, música…) y el bebé quede en una especie de situación de aislamiento sonoro y pueda entrar más rápido en las fases profundas del sueño.

Estas innovadoras funciones pueden configurarse de manera simultánea o por separado. ¿Quién dijo que las noches en blanco no tenían remedio?