<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=512899172469810&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Home Compartir

3 Minutos de lectura

¿Estás embarazada de tu primer hijo? Te mostramos los mejores consejos para embarazadas primerizas. Son una serie de cambios que deberás de aplicar en tu día a día, desde el primer mes de embarazo, en cuanto a alimentación, descanso y controles médicos. ¡Toma nota!

¿Acabas de conocer que estás embarazada? ¡Enhorabuena! Ahora comienza una nueva fase en vuestra vida que la mayoría de padres califica como fascinante y enriquecedora. “Tener un hijo te cambia la vida”, una frase que seguro que habrás escuchado cientos de veces pero que no por ello deja de ser menos cierta. Si eres madre primeriza seguramente tienes en la cabeza muchas dudas y te planteas muchas preguntas ¡Tranquila! El embarazo es un periodo de esplendor para la mujer que hay que tratar de disfrutar desde el primer día. También has de tener en cuenta que tienes que hacer una serie de cambios en algunos hábitos de alimentación y en tu día a día. A continuación, te facilitamos los mejores consejos para que los apliques desde el primer momento que conocéis la noticia.


Consejos para embarazadas primerizas

  1. Pide cita en el ginecólogo

Si has descubierto que estás esperando un bebé mediante un test de embarazo, el siguiente paso es dirigirte a tu ginecólogo para confirmar la buena noticia. Mediante un análisis de sangre y una ecografía el doctor será capaz de detectar tu embarazo y, en función de la última menstruación, podrás saber aproximadamente de cuánto estás. Esta primera cita es muy importante, el médico te recetará algunas vitaminas y complementos alimenticios esenciales para el embarazo y, te informará de las pruebas que realizarás en cada etapa. Además, el ginecólogo necesita conocer tus antecedentes médicos y familiares para determinar si necesitas algún tratamiento especial.

Durante el primer trimestre escucharéis por primera vez el corazón de tu bebé, sin duda un momento que será inolvidable.  Esta etapa comprende de la semana 1 hasta la 12, en la que te harán análisis de sangre y de orina, se determinará el grupo sanguíneo, te controlarán la tensión y la prueba de Triple screening del primer trimestre. Esta última prueba consta de una analítica que mide los valores bioquímicos de la sangre de la madre y su resultado se combina con una ecografía. Permite confirmar las semanas de gestación y la fecha posible de parto, el número de fetos, el estado del pliegue nucal, el hueso nasal o posibles malformaciones. Es en este periodo es cuando el médico valora si es necesario hacer la Amniocentesis o test prenatal no invasivo. Es el especialista quien te guiará en cada paso que des.

En el segundo y tercer trimestre también hay pruebas específicas. De la semana 3 a la 28, es el segundo trimestre, se realiza una analítica de sangre y serología, ecografía morfológica y el test de O’ Sullivan para saber si tienes diabetes gestacional. Ya en el último trimestre te harán una tercera analítica, te recomendarán vacunarte de la tosferina, te harán una ecografía de evolución, un exudado vaginal y rectal y, una monitorización fetal.

El médico os informará del calendario a seguir y los pasos que debéis realizar. Actualmente existen aplicaciones móviles en las que podréis hacer un seguimiento del embarazo y que os permitirán tener todos los datos controlados.

 

  1. Toma ácido fólico

El ácido fólico, también conocido como folato, es una vitamina que previene que el feto padezca enfermedades relacionadas con el tubo neural. Dolencias como la espina bífida o la anencefalia se producen por una carencia de vitamina B9, ácido fólico, durante las primeras semanas de gestación. Por eso, es tan importante tomar este complemento durante los primeros días e, incluso, antes de quedarse embarazada. Desde el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, aconsejan tomar 400 microgramos de ácido fólico cada día, aunque siempre deberás de seguir las indicaciones de tu ginecólogo.

 

  1. Controla tu alimentación

Según la Guía del Embarazo, elaborada por el Hospital Universitario de Ceuta, “ la alimentación debe de ser completa, variada y nunca abundante”. Aconsejan que los alimentos sean ricos en hierro, en ácido fólico, en calcio, proteínas, también tomar frutas y verduras, pescado azul, agua y un litro de leche al día, de manera que se consiga el correcto desarrollo del bebé. También existen una serie de alimentos que no deben de comer las embarazadas entre los que se encuentran el emperador, el tiburón o la caballa; pescados ahumados o en vinagre, pescados y conservas en vinagre para evitar el Anisakis; los alimentos con grasas saturadas; las carnes o los embutidos crudos y el alcohol.

 

  1. Apuesta por unos hábitos saludables

En el embarazo está totalmente prohibido consumir alcohol porque pasa directamente a la sangre del bebé. Su consumo incrementa el riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer y la muerte fetal, según señalan en la Guía para la Prevención de Defectos Congénitos del Ministreio de Sanidad y Consumo. 

Tampoco se debe de fumar porque es perjudicial para la madre y el bebé. Estos bebés nacen con el peso más bajo y hay más riesgo de complicaciones, como la prematuridad o el aborto. Las drogas, también están prohibidas, porque pueden producir en el feto alteraciones en su desarrollo y malformaciones. Por último, si tomas algún medicamento por enfermedad crónica debes consultar a tu médico, para que te facilite las indicaciones que debes de seguir.

 

 

  1. Cambios hormonales

Durante las primeras semanas de gestación es cuando más se acusan los cambios hormonales porque el cuerpo está cambiando para adaptarse a este nuevo estado. Es, por tanto, bastante habitual padecer bruscos cambios de actitud reflejando nerviosismo, estrés e, incluso, tristeza. No hay que preocuparse siempre que se produzcan de manera puntual, pero en caso de duda nunca está de más consultar con el ginecólogo. Otras molestias hormonales que se suelen experimentar durante estos primeros días son las temidas náuseas que, por lo general, se presentan a primera hora de la mañana. Si las padeces durante todo el día y se prolongan más allá del primer trimestre es importante que acudas al médico porque puedes sufrir hiperémesis gravídica. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medline Plus, “es la presencia de náuseas y vómitos intensos y persistentes durante el embarazo. Pueden llevar a la deshidratación, pérdida de peso y desequilibrios electrolíticos”.

 

  1. Descansa más de lo habitual

Los cambios en tu cuerpo se producen de una forma muy acelerada en el embarazo, por lo que no es de extrañar que te encuentres más cansada de lo normal. Para contrarrestar esta sensación no hay otra solución más que el descanso. Si quieres poder seguir con tu rutina diaria, lo mejor es que modifiques un poco tus horarios y aproveches la mayor parte de tu tiempo libre para descansar. Intenta incrementar las horas de sueño, reduce el tiempo que dedicas a hacer ejercicio físico e intenta realizar otro tipo de actividades mucho más suaves como, por ejemplo, el yoga.

 

  1. Comienza a comprar los artículos para el bebé

Tener un bebé supone un gasto muy grande para muchas familias, así que para que no lo acuses tanto es aconsejable comprar los artículos básicos de un recién nacido de manera escalonada. Para cuando nazca necesitarás la cuna, el coche de paseo, un humidificador, la sillita para el coche o un vigilabebés. Empieza por los artículos que necesita el bebé para su primer año de vida que te ayudarán en el día a día y que serán importante para su correcta alimentación y cuidados.

 

Los médicos siempre son los que os guiarán en cada etapa y os informarán de los pasos a seguir. Disfrutad del embarazo desde el primer día porque ¡es una etapa única!

 

Cheklist Definitivo Preparar Bolsa Parto