<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=512899172469810&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Home Compartir

Pasar tiempo con tus hijos

La constante búsqueda por mejorar la gestión de nuestro tiempo es una de las batallas a las que nos enfrentamos los padres del siglo XXI. Tenemos la sensación de que nos faltan horas al día y tratamos de optimizar los minutos para sacar más tiempo para estar con nuestra familia. Pero dedicarles tiempo a nuestros hijos es tan importante como hacerlo bien.

By Miniland

marzo 22, 2019

4 minutos de lectura

Porque, en realidad, tanto importa la cantidad como la calidad del tiempo disfrutado para permitir un mejor conocimiento entre padres e hijos. La vida y la formación que tengan los niños en el futuro dependerá de las relaciones que hayan construido con sus progenitores en sus primeros años. Pasar tiempo en familia fomenta la comunicación fluida entre padres e hijos y crea vínculos afectivos que hay que intentar mantener a lo largo de los años, a la vez que se refuerzan necesidades psicológicas profundas como la seguridad, la protección, la orientación, la comprensión y la identidad.

Se ha hablado hasta el infinito de que lo que realmente importa es la ‘calidad’ del tiempo empleado con nuestros hijos. El niño tiene que ser consciente en todo momento de que tiene un papel activo en esa situación o actividad que se está compartiendo. Además de sentirse atendido, tiene que sentirse vinculado para fortalecer su autoestima, contribuyendo también al buen manejo de su estrés.

Ideas para pasar tiempo de calidad con tus hijos

El cerebro es un órgano social y se forma en base a las relaciones que se construyen con otros seres humanos, con mayor protagonismo para las que se producen con los padres. Es obvio que hay que ir más allá y compartir otro tipo de actividades además de aquellas que están relacionadas con el autocuidado (acompañarles en las comidas y cenas, a la hora del baño, en el momento de despertarse y en el de acostarse, llevarles al colegio…)

Dependerá de la edad del niño y de sus gustos y aficiones, pero os proponemos una serie de actividades para realizar en familia:

  • Jugar: el mero hecho de jugar reporta a los niños multitud de beneficios para su desarrollo intelectual y emocional.
  • Leer: no hace falta esperar a la noche. Despierta en ellos la pasión por la lectura; te lo agradecerán en el futuro.
  • Ayúdales a hacer los deberes: detecta qué asignaturas se les resisten para hacer más hincapié sobre ellas.
  • Ir juntos al mercado. Podéis hacer la lista de la compra previamente y aportar entre todos ideas para confeccionar el menú semanal.
  • Y con la compra ya hecha, nada mejor que ponerse el delantal todos juntos.
  • Crear un cine fórum familiar: no les dejes solos frente a la televisión viendo su película favorita. ¡Compartidla en familia!
  • Sustuir los regalos materiales por algún espectáculo que podáis disfrutar todos juntos: unas entradas para el teatro, para un partido de fútbol o una visita al zoológico.
  • Practicar algún deporte: no solo une a los miembros de la familia, sino que además sirve de ejemplo para que los más peques lo incorporen en su vida como algo natural.
  • Asistir a actividades programadas en nuestra ciudad. Hay muchas guías online que os mantendrán puntualmente informados de la programación infantil.

Los datos que aportó el Informe Arhoe son muy significativos. La Asociación Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles confirmó que casi el 82% de los padres resumen en darles de comer o cenar el tiempo que pasan con sus hijos, causándoles por ello sentimientos de culpabilidad, frustración, agobio, cansancio e impotencia. También apuntó que más del 60% de los progenitores españoles pasa menos tiempo del que considera necesario con sus hijos.

Pero sabemos que hoy en día tenemos al ‘’enemigo en casa’’. El teléfono móvil está acechando cada minuto distrayéndonos con sus alertas y notificaciones luminosas en pantalla. Intenta resistirte a la tentación de leer el último whatsapp que has recibido o chequear el correo. Hazlo cuando tu hijo esté en la cama, ya que si constantemente interrumpes ese momento el niño realmente no sentirá tu compañía sino que puede llegar a sentirse desatendido.

Y es que a lo largo de nuestra vida hay muchas cosas que podemos recuperar, pero hay una que no, y esa es nuestro preciado y valioso tiempo. Y como bien dijo Sue Atkins, ‘’ya que es imposible ser un padre perfecto, elige ser uno real’’.