Home Compartir

6 Minutos de lectura

Las papillas son muy importantes porque previenen de las deficiencias de proteínas y de nutrientes. Siempre las debes de preparar de forma correcta según las indicaciones del pediatra de tu bebé. También es muy importante cómo las conservas para mantener sus propiedades. ¡En este post te contamos cómo debes hacerlo!

Los futuros padres ante la llegada del bebé tenéis en mente muchas dudas en cuanto al cuidado y la alimentación, precisamente una de vuestras preocupaciones es el momento de introducir las papillas. En la revisión de los 6 meses el pediatra os explicará que ya es el momento de empezar con la alimentación complementaria.

Según indica la OMS, Organización Mundial de la Salud,  en esta etapalas necesidades de energía y nutrientes del lactante empiezan a ser superiores a lo que puede aportar la leche materna”. El bebé está suficientemente desarrollado para recibir otros alimentos y “si no se introducen o si son administrados de forma inadecuada el crecimiento del bebé puede verse afectado”. Las papillas son fundamentales para el crecimiento del bebé  y siempre te recomendamos que las introduzcas siguiendo las indicaciones del pediatra, quien te informará de las cantidades y los tipos de alimentos con los que deberás comenzar.

El periodo de las papillas es otra etapa de descubrimientos para el bebé, nuevos sabores y nuevas texturas que darán como resultado momentos divertidos cuando veáis su cara al probar los alimentos. Además es otra novedad en la organización de vuestro día a día, supone dar un paso de la lactancia a demanda o del biberón a la preparación de la comida para el bebé. Muchas veces podréis preparar la papilla en el mismo momento de dársela, y en otras, necesitaréis congelarla para las ocasiones que no tengáis tiempo de elaborarla en el momento. También habrá veces que tendréis que llevaros la papilla hecha para dársela fuera de casa.

En el día a día se dan diferente tipos de situaciones a las que os podéis adaptar con previsión. Cuando la papilla no se consume y se guarda es necesario hacerlo correctamente para que la conservéis en estado óptimo y no se pierdan las propiedades.

termos

Cómo conservar las papillas en casa

   1. En la nevera

  • Una vez preparada la papilla hay que esperar a que se quede tibia y entonces la podréis guardar durante 48 horas en la parte más fría de la nevera.
  • Los alimentos es conveniente que los introduzcáis en recipientes herméticos  porque mantienen mejor las propiedades.

    2. En el congelador

  • Antes de guardar la papilla en el congelador es necesario que se enfríe. Es aconsejable que no esperéis muchas horas desde que se ha cocinado para que se conserven las vitaminas y los minerales.
  • Los recipientes herméticos conservan los alimentos en el congelador manteniendo sus propiedades nutricionales, aroma y sabor.
  • Os recomendamos que utilicéis recipientes pequeños porque los alimentos una vez descongelados no se pueden volver a congelar y así aprovecharéis mejor la comida.
  • Son muy útiles los herméticos que permiten anotar la fecha, para llevar un control y saber el tiempo que lleva la papilla en el congelador. De esta manera podréis consumir primero las que llevan más tiempo.
  • La zanahoria, la patata y los nabos no se pueden congelar. Si queréis que las papillas lleven estas verduras se aconseja que la congeléis preparada con otras y estas se añadan recién cocinadas una vez se haya descongelado la papilla.
  • La papilla de fruta tampoco se debe congelar porque las propiedades y las vitaminas no se conservan igual que las verduras y las hortalizas. El bebé debe tomarla inmediatamente después de haberse preparado porque la fruta se oxida y además como hemos dicho pierde propiedades.
  • ¿ Cómo se descongela? La comida la debéis descongelar lentamente en la nevera, si por cualquier motivo no podéis tenéis la opción de calentar al baño maría. Después la deberéis hervir durante unos minutos en una cazo antes de dársela al bebé. Y muy importante a tener en cuenta, una vez descongelada nunca la podréis volver a congelar.

Cómo conservar las papillas fuera de casa: los termos

En el periodo de papillas entre los artículos de paseo imprescindibles para el bebé debéis pensar en incluir los termos para sólidos y también tenéis la posibilidad de llevar para líquidos. Son muy cómodos y os permiten dar al bebé el alimento cocinado por vosotros en cualquier lugar además de llevar los líquidos en la temperatura óptima.

Silky Termos

Sabemos que a los padres os preocupa que vuestro bebé tenga una correcta alimentación en cualquier época del año ya que es muy importante para su correcto crecimiento. Miniland trabaja por haceros la vida más fácil y ha creado los termos Silky food thermos para las papillas, ¡os encantarán! porque aíslan y mantienen la temperatura de los alimentos fríos o calientes incluso más de 12 horas. Podréis llevar las papillas para darle de comer o cenar, y la de fruta cuando esté cocinada y preparada como compota. También ha creado Silky thermos para transportar las tomas manteniendo durante muchas horas la temperatura deseada.

Como siempre Miniland cuida minuciosamente todos los productos para el cuidado del bebé, pensando en el día a día de los padres y en el bienestar del recién nacido.

Miniland Baby