Home Compartir

Deporte para embarazadas: qué se puede practicar y qué no

Descubre los beneficios que aporta la actividad física durante el embarazo

By Miniland

enero 15, 2018

6 Minutos de lectura

La práctica de deporte durante el embarazo favorece a la futura mamá tanto preparándola para el parto como en su posterior recuperación. Sin embargo, existen algunos deportes que pueden suponer un riesgo para el bebé. ¡Descubre qué deportes practicar mientras esperas a tu pequeño!

¿Es saludable practicar deporte durante el embarazo? ¿Qué tipo de ejercicio podemos practicar? ¿Cuál debemos evitar? Cuando estamos esperando un bebé las dudas sobre la práctica de actividad física se agolpan en nuestra cabeza. Dependiendo de a qué experto consultemos y del tipo de embarazo que tengamos es posible que nos recomiende la práctica de ejercicio con moderación o, por el contrario, nos la contraindique. Pero ¿qué tipo de deporte está recomendado para embarazadas?

Deporte recomendado para embarazadas

  • Power walking

Esta nueva modalidad deportiva es la sustituta perfecta para el running, un deporte que puede ser peligroso a causa del aumento de las pulsaciones y del fuerte impacto contra el suelo que puede incluso causar el desprendimiento del feto.

El Power Walking consiste en caminar con intensidad, moviendo los brazos enérgicamente y alzando la punta de los pies. Durante el embarazo la práctica de este deporte ayuda a mejorar la circulación sanguínea tanto de la futura mamá como de su bebé al mismo tiempo que previene y alivia los dolores de espalda. Asimismo, ayuda a evitar la retención de líquidos, el insomnio y el exceso de peso; tres de los grandes problemas durante el embarazo. ¿Te unes a la moda del Power Walking?

  • Yoga

El yoga es una disciplina perfecta para las mujeres embarazadas ya que sus movimientos suaves y coordinados con la respiración repercuten en el bienestar tanto de la madre como del bebé. Según la experta Elisabeth Yoga,el yoga en el embarazo ayuda a reducir las molestias que se producen durante este periodo: mejorando la postura, facilitando la circulación y ejercitando los músculos para hacerlos más fuertes y resistentes”.

Asimismo, el yoga pone énfasis en la respiración como la clave para el control de nuestro cuerpo; un hecho que ayuda a la madre a controlar el estrés que se produce durante el parto.
Miniland Blogimage 500x180 (67).png

  • Natación

La natación es, sin duda, el deporte más recomendado para embarazadas. El agua permite realizar ejercicios que movilizan todo el cuerpo sin que la madre note el aumento de peso debido al embarazo. En este sentido, existen clases especializadas para embarazadas denominadas matronatación en las cuales se realizan ejercicios y posiciones específicas para las futuras mamás.

Según los expertos en matronatación de Olympia Spa & Fitness, este tipo de ejercicio se puede practicar durante todo el embarazo siempre y cuando no se tenga un embarazo de riesgo y el médico lo desaconseje. La práctica de esta actividad física “ayuda a mejorar la circulación de la sangre, previniendo la aparición de varices, calambres e hinchazón. Asimismo mejoramos el tono muscular y la resistencia pulmonar”.

  • Pilates

El pilates se ha convertido en una auténtica revolución para las mujeres embarazadas. Los ejercicios de preparación al parto que se realizan ayudan tanto a tonificar la musculatura como a mejorar la circulación, sirviendo para aliviar la tensión tanto de la espalda como de las piernas; dolores muy comunes durante el embarazo.

Agata Krupa, fisioterapeuta especializada en uroginecología y obstetricia de Suelo Pélvico Valencia, considera que el principal beneficio del pilates para embarazadas se produce sobre el suelo pélvico, ya que "logramos tonificarlo y prepararlo de cara al parto, lo que ayudará a combatir posibles incontinencias posteriormente al tener una musculatura abdominal profunda tonificada".

En este sentido, Agata Krupa destaca que es importante asistir a clases especializadas de pilates para embarazadas donde se eviten ejercicios que requieran una contracción abdominal, comprensión del suelo pélvico o extensión de la columna lumbar.

Deporte no recomendado para embarazadas

Aunque el deporte aporta multitud de beneficios para el organismo, existen algunos tipos de actividad física que es mejor evitar durante el embarazo; especialmente si conllevan un sobreesfuerzo, producen presión uterina o dificultan la circulación. Te presentamos algunos:

  • Deportes subacuáticos

Deportes como el submarinismo o el buceo son muy arriesgados durante el embarazo debido al cambio de presión que supone estar a gran profundidad. Al ir descendiendo bajo el agua, la sangre crea pequeñas burbujas de aire que se eliminan en los pulmones de la madre. Sin embargo, los órganos del bebé todavía no están preparados para ello.

  • Deportes de impacto pélvico

Actividades físicas como el step, el aeróbic, la equitación o el baloncesto están contraindicadas durante el embarazo puesto que al saltar pueden causar un fuerte impacto en el suelo pélvico y producir un desprendimiento del feto.

  • Deportes de contacto

Evitar golpes en el abdomen o caídas es imprescindible durante el embarazo para asegurar la salud del feto. Por ello, se deben evitar deportes de contacto como las artes marciales, el boxeo, el fútbol o el balonmano.

  • Deportes de alto riesgo

La adrenalina tampoco es una buena aliada durante el embarazo ya que puede aumentar peligrosamente las pulsaciones de la madre y puede conllevar, en algunos casos, peligro de caídas o golpes. Por ello, se desaconseja la práctica de paracaidismo, rafting, escalada, snowboard o esquí, entre otros.

Miniland Blogimage 500x180 (68)-1.png

  • Deportes de esfuerzo

El sobreesfuerzo también es una contraindicación ya sea aumentando el peso, la velocidad o la flexibilidad que nuestro cuerpo permite. De esta forma, no se deben practicar actividades como el crossfit, la halterofilia o la gimnasia rítmica.

En todos los casos, la práctica de deporte ha de ser moderada y consultada con su médico para no poner en riesgo al bebé. Se debe cuidar también la alimentación, teniendo en cuenta sobretodo qué alimentos son recomendables para embarazadas. Hay que tener en cuenta que en el primer trimestre de embarazo hay más riesgo de aborto y en el tercero hay un mayor agotamiento, por lo que el segundo trimestre es el más recomendable para practicar ejercicio.

Asimismo tras el parto, hay que esperar unos cuarenta días para que el cuerpo esté preparado para la actividad física; tiempo que aumenta en caso de haber tenido un parto por cesárea. Sin embargo, sí es recomendable practicar ejercicio durante la lactancia puesto que ayuda a eliminar el sobrepeso del embarazo y elimina el estrés.

New Call-to-action