Hoy en este nuevo artículo junto a mis compañeros de Miniland y Educar es todo hablamos de algo que no solo preocupa a muchos padres y madres, sino que también ocupa buena parte de las conversaciones de los parques infantiles y de la consulta de una pediatra como yo.

Empecemos por el principio.

 

¿Qué es el BLW?

Es el inicio de la alimentación complementaria a los 6 meses en forma de alimentos enteros, en lugar de triturados, con el tamaño y forma adecuadas para que sea el propio bebé el que los coja con sus manos y se lo lleve a la boca en función de su apetito y preferencias.

Es decir, no es más que hervir/asar la verdura, carne, pescado y resto de alimentos y ofrecérsela en trozos alargados para que este sea capaz de agarrarlos sin problemas con sus manos. Eso sí, recordad que, a los 6 meses, los niños aún no hacen la pinza (unión del pulgar con el índice) por lo que los objetos, en este caso los alimentos, los cogen abriendo la mano entera para posteriormente cerrarla (Prensión palmar). Es por ello que, cuando empezamos, los trozos han de ser grandes, y que sobresalgan un poco por ambos lados de la mano del bebé.

 

¿Qué beneficios tiene el BLW?

  1. Los niños y niñas que hacen BLW suelen tener hábitos de alimentación muy saludables respetando las señales del cuerpo del bebé como son el hambre y la saciedad. Las madres y padres que siguen el BLW viven la alimentación de una forma más relajada, sin forzar a sus hijos a comer. Los bebés desde temprana edad prueban distintos sabores y texturas lo que parece estar relacionado con una alimentación más saludable y variada en su futuro.
  2. Promoción de la lactancia maternapuesto que los bebés seguirán enganchándose al pecho de su madre cuándo y cuánto quieran siguiendo la filosofía de respetar sus señales de hambre, sed y por supuesto saciedad. Se trata de realizar una alimentación activa, donde es el propio bebé el que regula su apetito, y no la alimentación pasiva de las papillas, cucharas y biberones. El BLW se puede realizar en niños no amamantados de igual modo; la leche de artificial no es excluyente en ningún caso.
  3. Promueve y estimula el desarrollo psicomotor del niño favoreciendo la prensión manual al agarrar los trozos de comida, la realización de la pinza en torno a los 9 meses. Del mismo modo mejora la coordinación oculo-manual, la masticación…
  4. Mejora la transición a alimentación sólidapuesto que desde los 6-7 meses han empezado a trabajar la masticación con alimentos de distintos sabores y texturas.

 

¿Y que pasa si quiero darle triturados?

Nada. No pasa nada. Ofrecer a tu hijo triturados no te convierte en una peor madre como hacer BLW no te convierte en una mejor madre. Hasta ahí podíamos llegar ¿no os parece?

¿BLW o triturado? Ninguna madre y ningún padre debería de sentirse juzgado por la modalidad de alimentación que ha decidido darle a su hijo.

El mejor método de alimentación para tu hijo es el que a ti y a tú hijo le va bien.

 

¿Y si hago un método mixto?

Pues perfecto también. Una parte en forma de triturado y otras, en trozos. O unas comidas triturado (porque está con los abuelos, porque está en la escuela infantil, etc…) y en casa, cuando estamos más relajados, le damos BLW. ¿Qué problema hay? Ninguno. También está bien.

Qué poco me gustan los blancos o negros en la educación y crianza de nuestros hijos. Que no, que no hay un método perfecto ni un traje de talla única. Que no. Que aquí se trata de conocer las distintas formas en las que podemos ofrecer la comida a nuestros hijos y a partir de ahí hacer nuestro traje a medida en función de nuestras circunstancias.

 

¿Cómo sé si mi hijo está preparado para empezar con el BLW?

A los 6 meses todos los niños ya sean alimentados con pecho o con biberón deben iniciar la alimentación complementaria de una manera o de otra puesto que la leche de forma exclusiva, a estas edades, ya no aporta todos los nutrientes que necesitan nuestros niños para seguir creciendo, como por ejemplo, el hierro.

 

Para empezar con un BLW es imprescindible que:

  1. Tenga una sedestación estable. Es decir, que se siente en la trona sin caerse a los lados o hacia adelante.
  2. Que haya desaparecido el reflejo de extrusión. Este reflejo es aquel que observamos en los niños más pequeños al introducirles algo sólido sobre la lengua, ya sea un trozo de comida, un objeto o el propio chupete, estos sacan la lengua inmediatamente en un intento de expulsar todo aquello que pueda provocarles un atragantamiento. Este reflejo suele desaparecer en torno a los 6 meses.
  3. Que tenga autonomía con sus manos y una adecuada coordinación ojos-mano-boca.

 

Alimentos que debemos evitar enteros por alto riesgo de atragantamiento hasta los cinco años:

  • Verduras crudas: Zanahoria, apio, ensalada
  • Manzana cruda
  • Patatas de bolsa, galletas de arroz o de maíz.
  • Frutos secos o frutos desecados (pasas, arándanos) enteros. Los frutos secos han de darse molidos.
  • Cerezas, uvas, cherry, maíz, guisantes
  • Caramelos y cualquier alimento duro que no sean capaces de aplastar con la lengua y el paladar.

Así que en vuestras manos está. Como veis las opciones son muy diversas.

Mención especial merecen los niños prematuros o con alteraciones en su desarrollo psicomotor ya que sus ritmos no son los que encontramos habitualmente en el resto de niños. Paciencia y consultad por un profesional.

Y con todo ello, el mejor consejo que os puedo dar es que observéis a vuestro hijo como interacciona con la comida, no tengáis prisa, respetad su madurez y necesidades y afrontad la hora de comer como algo divertido y relajado. Y por supuesto, ante las preguntas que os vayan surgiendo no dudéis en comentarlas y consensuarlas con vuestro pediatra.

Hasta la próxima.

Black Friday Miniland

Productos relacionados