<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=512899172469810&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Home Compartir

Me voy de paseo con mi bebé

Sol, luz, buen clima, cielos despejados, días más largos... Atrás quedaron las frías semanas de invierno y por fin tenemos todos los 'ingredientes' servidos en bandeja para lanzarnos a las calles y pasar más tiempo fuera de casa. Así que prepara bien la mochila porque la temporada de largos y disfrutables paseos con tu bebé no ha hecho más que comenzar.

By Miniland

abril 9, 2019

4 minutos de lectura

Paseos a diario

Ya sea recorriendo parques urbanos, rutas verdes, paseos municipales o entornos más rurales, sacar a pasear a tu hijo cada día es algo fundamental, ya que durante esas agradables 'travesías' el niño recibirá esos rayos de sol que harán que produzca vitamina D con la que fijar bien el calcio en sus huesos a la vez que su piel se irá tonificando e irá fortaleciendo su sistema inmunológico. Además, aunque no lo expresen verbalmente, a los niños les encanta salir a pasear: así conocen lugares nuevos, personas diferentes más allá de su círculo más cercano, exploran su entorno, interactuan con el medio ambiente y estimulan sus sentidos.

 

Un bebé puede salir a la calle a partir de la segunda o tercera semana de vida y el contacto con el exterior le ayudará a adaptarse a los cambios de temperatura y a regularlos. ¡Y ojo, que no solo el bebé saldrá beneficiado! Estas caminatas son metros para añadir a tu cuentakilómetros particular y se convertirán en calorías quemadas, endorfinas liberadas para luchar contra el estrés y tonificación muscular.

Prepárate bien antes de salir

Pero durante el paseo pueden surgir muchas necesidades y no queremos que nada te pille de imprevisto. No limites la duración del mismo porque se acerque la hora de la comida de tu bebé. Los termos de la colección 'azure/rose' te ayudarán a mantener la temperatura de los líquidos bien calientes durante 24 horas gracias a su doble pared de acero (304) y a una capa de aluminio que potencia su funcionalidad. Según las necesidades de tu bebé, podrás elegir entre el termo de 350ml de capacidad o el de 500ml para niños más mayores. Además con los Silky Thermos de Miniland no derramarás ni una sola gota gracias a su sistema de fácil vertido y cierre por pulsación que te permitirá abrir y cerrar el temo con un solo dedo sin necesidad de desenroscar el tapón. ¡Prepara la toma en casa y llévatela cómodamente en la mochila o el bolso!

Si además te apetece prolongar el paseo y aprovechar para hacer un picnic en el parque del barrio o en el campo, esta línea de productos pone también a tu disposición una serie de artículos para que la comida de los más peques de la casa se conserve en perfecto estado: termos de distintas capacidades para papillas y sólidos (Silky Food Thermos, Silky Food Mini y Thermetic), sets herméticos graduados para llevar en el carrito con cualquier tipo de aperitivo, merienda o postre, prácticas bolsas isotérmicas (Pack-2-Go Hermisized) o un set de cubiertos anatómicos evolutivos Picneat, con estuche protector apto para un contacto seguro con las encías de tu bebé gracias a sus puntas redondeadas.

Y si el medio ambiente es una de tus preocupaciones principales en la vida y quieres crear ‘conciencia eco’ y garantizar así un futuro mejor y más sostenible para tu hijo, Miniland ha creado una gama de productos que, a la vez que cumplen sus funciones de preservar la comida en un estado óptimo, cuidan del planeta a la vez que cuidan de tu hijo. La colección Eco-Friendly supone el mínimo impacto medioambiental e incluye productos hechos con materiales biodegradables y orgánicos con diseños inspirados en la naturaleza.

Puede que tu hijo ya esté dando sus primeros pasitos o haya aprendido a caminar hace unos cuantos meses y ya no necesitéis del carrito para salir a caminar. Si llegados a este punto los paseos te parecen monótonos y aburridos, prueba a darle la vuelta a la tortilla e invierte el orden natural de las cosas a ver qué pasa. Es decir, que sea él quien te guíe; déjate llevar por sus pasos, sorpréndete con la ruta que elija, allá donde su instinto os vaya llevando y descubre otra faceta de tu propio hijo que quizá desconocías. ¡Puede que gracias a ese nuevo punto de vista descubras detalles que hasta ahora se te habían pasado por alto! Y es que ser padre, es el paseo más apasionante que recorrerás en toda tu vida.